jueves, 31 de mayo de 2018

O SOLE MÍO

Quiero hablar de cosas importantes, del tiempo que nos sacude, del tiempo que nos queda, de todo aquello que se nos quedó atrapado en el paladar, las brillantes ideas que dejamos morir cubiertas de polvo y cadáveres de insectos. Del amor, de la amistad, del odio, la rabia, el rencor y la envidia. Quiero hablar de fantasías y mundos imaginarios, de lugares descubiertos, de mis delirios oníricos, fetiches inconfesables, errores que aún no soy capaz de perdonar. Quiero hablar de las personas importantes que tienen un hueco en mi corazón, como la madre boliviana que me pidió un billete a La Paz para enterrar a su niña, o el guardia civil retirado que no era capaz de retener las lágrimas al hablar de las posibilidades que tenía su hija de volver a andar. La abuela de mi hermanito postizo, que hacía amuletos para toda la familia y exageraba las masas de pizza como quien mete calcetines a un wonderbra. Quiero hablar de la mujer más fuerte del mundo, a la que debo y reprocho estar aquí. Quiero hablar de cosas de las que nunca hablo, como la ludopatía de mi padre, mis años de bulimia encerrada en el baño, del aborto de una chica de 16 años, del accidente en el que mi madre perdió los dedos, del monstruo que me violó cuando solo tenía ocho años. Quiero hablar de mi club de chicas suicidas particular, de mi miedo irracional a la vida real. Quiero hablar de los cerdos de la manada, de los que piensan que la tierra es plana. De sobres en negro y violaciones en campos de refugiados. Quiero hablar de los anuncios que me saltan y me empujan a quedarme embarazada, congelar mis óvulos, quedar con extraños. Quiero hablar hasta quedarme sin voz y sin saliva. Quiero hablar, quiero hablar, quiero hablar hablar hablar hablar hablar hablar hablar hablar de que a nadie le importa lo que digo.




"Palidez entumecida / Numbed Pallor" de Kilkyz1313  

viernes, 26 de mayo de 2017

De jóvenes y de promesas en Times New Roman 12

He destrozado su poemario
deleitándome con el sonido de las hojas rasgadas
y el crepitar del papel comprimido entre mis dedos,
yo, que jamás le haría daño a una mosca,
cual reina de corazones,
decapitando las palabras apolilladas
de su exquisito
I Premio de poesía
I Pre-monición
Fun-damentalista,
qué lástima
y cuánto desprecio
mujer abatida
desnudándose página
por página,
para pagar el precio
de su carisma.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Mantra

Mi infusión se llama Katmandú
y su color a tierra aguada 
se asemeja al de la capital nepalí,
he perdido las tres últimas horas
de mi vida en discutir por internet
y Katmandú me promete una sensación
de relajación y bienestar,
con tila, melisa, vainilla y
flores de girasol
pretende guiarme a un estado
de meditación
y decorar los oscuros recovecos
de mi cuerpo,
ambientar los oscuros recovecos
de mi mente,
vibra la mesa con otra notificación
y la mantequilla se unta 
nuevamente en el culo de
una aterrorizada María Schneider,
respiro profundamente,
me muerdo las ganas de rebatir sandeces,
respiro profundamente
los adornos no atenúan el 
sabor a hierbajo de la tila,
no me creo que tenga que debatir
sobre violación y consentimiento
en pleno 2016,
empiezan los ataques personales
y tengo ganas de untarle mantequilla a la diplomacia
pero un, dos, tres, cuatro, cinco, seis,
respiro profundamente 
y confío en el merchandising
de Katmandú,
la obstinación es la marca
de las mentes obtusas.
Y comienzan a notarse los efectos:
la educación de los
ignorantes prepotentes
no es mi responsabilidad.
Repite conmigo.



Ilustración de Catrin Welz-Stein

viernes, 9 de diciembre de 2016

Novedades

Ven a leerme tu nuevo poemario
ese en el que muestras tu sensibilidad
en el que sale tu foto de galán de telenovela.

Ven a leerme tu nuevo poemario
y muéstrame lo romántico que puedes llegar a ser
cómo te fundes en metáforas y odas a la mujer
reivindicando el feminismo como buen progre
mientras cuentas los caracteres que necesitas para
ser un macho alfa.

No sé qué me nubla más la vista
si el cansancio que me produce verte hablando de tu nuevo poemario,
tus faltas de ortografía e incongruencias, o la sonrisa profident que expones
para ocultar tu lengua viperina.

¿Han leído tus ex novias tu nuevo poemario?
¿Vas a decirles lo mucho que admiras a las mujeres sin complejos
mientras una vomita el almuerzo recordando las veces que deseaste que sus muslos fueran como los de Kate Moss?
¿Vas a decirles que la mujer debe ser libre, obviando las veces que les quitaste el móvil para leer sus mensajes o les hiciste cambiarse de ropa para no parecer una...?
Luces de lujo la hipocresía, desconoces el significado de la palabra escrúpulos,
esdrújula, con tilde, como todas las esdrújulas.

Auguro tu éxito de ventas,
existencias agotadas en Amazon, Fnac, La Casa del Libro y tiendas El Corte Inglés,
entradas agotadas en los eventos a los que vayas a leer tu nuevo poemario.
Volverás locas a las chicas, en el mal sentido,
serás una especie de gurú emocional
y tus horteradas infestarán los muros
de Facebook y alguna que otra ciudad.

Llegarás lejos
muy lejos,
o al menos, todo lo que te permita
una orden de alejamiento.

martes, 12 de julio de 2016

Compartir y otros verbos de tercera conjugación


Art by Tamara Muller


Convivimos con extraños
multifacéticos
versátiles
mordaces
implacables.

Somos un puñado de desconocidos
empastados a la fuerza

formamos una masa oscura y espesa
impenetrable
infecta
y corrupta
de entrañas para dentro.

El odio
como forma de intimidad,
nuestra expresión
más cercana al afecto.

Amar el tumor.

De entrañas para fuera
todo un espectáculo de sombras
conmovedor.

Se extraña
al extirparlo.



Cobardes


Art by Aris Moore


A veces me quedo mirando a la gente en el metro
y me imagino cómo se quitan el abrigo al llegar a casa
saludan al perro, se tumban en el sofá
y me miran 
como queriendo ocultar su pésimo gusto con las cortinas
me miran con la preocupación de que en cualquier momento 
asome la cabeza por su habitación y vea la cama deshecha, 
la ropa tirada, 

A veces, bajan la vista rápidamente
porque no quieren que escuche su melodía recurrente,
esa estúpida canción que escuchan para follar, correr, llorar, cocinar, mear,
esa estúpida canción que de por sí sola no dice nada
pero que sin embargo no pueden evitar tararear mientras les observo
y de tan incómodos se bajan antes de tiempo
sin querer, con los nervios.

Créetelo

"Actores de mierda. Indolentes, ignorantes, pretenciosos, 
vacíos, cáscaras de maní, tomates podridos. 
Aleko, si llegas al cielo mírame arder."

Masha en Neva, de Guillermo Calderón



Era mentira
sabía que era mentira, 
palabras memorizadas
inventadas por otra persona
dirigidas a alguien inexistente 
representado por otra mujer

qué forma de pronunciar las palabras
sabía que era mentira
pero eran tan suyas
que quería creérmelas
apropiarme de ellas, tocarle
morderle la barbilla
y pedirle que fuese yo esa representación
y pedirle que fuese de verdad
transformar la mentira
en un motor
para generar algo
real.